Muy bien por el Congreso Gastronómico, pero…

Por en octubre 5, 2015
Fogón en el parque de Caldas

Por El Sacristán

Cada año toma más fuerza el Congreso Gastronómico de Popayán, que recientemente efectuó la versión XIII con balance positivo.

El trabajo y esfuerzo de un desinteresado grupo de payaneses, especialmente de mujeres, ha hecho de este certamen el segundo en importancia que se celebra en la capital del Cauca, después de la tradicional Semana Santa, esfuerzo y tesón que hay que resaltar, porque además de poner a la ciudad en la órbita de la gastronomía nacional, está rescatando la cocina vernácula.

La designación que le hizo la Unesco a Popayán en el 2005, como Ciudad de la Gastronomía, no solamente es un extraordinario plus que obliga a mejorar en cada edición la cocina tradicional para que sea más creativa, lo que se está logrando a través de la academia local. El intercambio que se da con chefs, expertos e investigadores invitados, tanto nacionales como internacionales, enriquece y da lustre a la gastronomía regional.

Nadie puede desconocer lo que significa el Congreso Gastronómico, que además inyecta recursos a la economía local.
Mostrar las cocinas populares es un acierto, pero hay que buscar un sitio adecuado para este fin y, este no es, definitivamente, el parque Francisco José de Caldas. Sabemos que la cocina está de moda, pero nadie cocina ni prende fogones en la sala de su casa, y mucho menos en un lugar emblemático que tiene carácter monumental. Es necesario y urgente que se acondicionen otros sitios, como podrían ser el parque Julio Arboleda o el salón de convenciones, al que hay que dotar de los elementos que requiere para que sea funcional. Ese sitio, colindante con el hotel Dann Monasterio, que es epicentro del Congreso Gastronómico, es el más adecuado, y creemos que para este tipo de certámenes se construyó, y hoy está subutilizado.

El parque de Caldas debe ser intocable. Es más, la gente que visita a Popayán por la época de este evento, solo ve en el corazón del sector histórico una serie de carpas que tapan no solo esta plaza, sino la arquitectura circundante, cuando deberían disfrutar de este espacio de encuentro.

Sea esta la oportunidad para exigirle al próximo alcalde o alcaldesa de Popayán, que le devuelva al parque de Caldas su carácter monumental y prohíba todo tipo de exposiciones, muestras y conciertos, como a diario se observa.

Nadie entiende más de la responsabilidad de cuidar el patrimonio de Popayán, que quienes tienen a su cargo la organización del Congreso Gastronómico, y estamos seguros de que buscarán otras opciones para la muestra de las cocinas tradicionales, de la que dicho sea de paso, hay que hacer una mejor escogencia, pues estamos hablando de que Popayán ostenta sello Unesco, como Ciudad de la Gastronomía.

 

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply